París. Ruta dia 2. Louvre, Tuileries, Campos Eliseos, Arco del Triunfo …

El segundo día nos levantamos temprano. Que bien descansamos esa noche (normal, el día anterior caminamos de lo lindo). Teníamos la entrada en el Louvre de 9:30 a 10:00 y queríamos desayunar bien antes. Teníamos el museo cerca, a unos veinte minutos dando un paseo desde el hotel, así que fuimos andando y viendo las calles que teníamos alrededor. A las 9 y poco ya estábamos por los alrededores, haciéndonos las pertinentes fotos de turista XD.

Cris, en los patios del Louvre
Cris, en los patios del Louvre
La Cúpula del Louvre
La Cúpula del Louvre
Bella en el Louvre
Bella en el Louvre
Un turista cualquiera en el Louvre
Un turista cualquiera en el Louvre

Después entramos en el museo. Que decir, es una visita indispensable y ver en directo ciertas obras de arte no tiene precio. Nosotros estuvimos dentro unas 4 horas, vimos lo que nos interesaba, pero lo cierto es que si lo tomas con tranquilidad da para todo un día. Aquí os dejamos algunas fotos de cuadros y esculturas que seguro que os suenan.

La Venus de Milo
La Venus de Milo
La Gioconda
La Gioconda
La Victoria Alada de Samotracia
La Victoria Alada de Samotracia

Del Louvre, salimos con hambre. Así que tomamos dirección hacia los Jardines de Tullerías (Le Jardin des Tuileries), para tomar un poco el fresco y ver que encontrábamos de comer. Las cafeterías restaurante que había por los jardines no nos convencieron mucho, así que continuamos caminando hacia la gran noria que hay en la cabecera del jardín. A los pies hay un par de food trucks, donde hacían crepes, galettes, gofres… y nos pedimos un par de galettes de pollo adobado con queso, que estaban muy buenas. Para comérnoslas, desandamos un tramo y nos fuimos hasta la zona de sombra junto a la fuente, nos agenciamos un par de sillas que tienen en el parque y descansamos un buen rato a la sombra. Después de cargar agua en una fuente del parque, seguimos la ruta.

Jardines de Tullerías
Jardines de Tullerías
Noria de París
Noria de París
Hay que descansar...!!!
Hay que descansar…!!!
Jardines de Tullerías II
Jardines de Tullerías II

Volvimos a ponernos en marcha hacia la noria que habíamos visto antes, y cruzamos a la plaza de la Concordia (Place de la Concorde), donde vimos el obelisco de Luxor. Continuamos por los jardines hacia la avenida de los Campos Elíseos (Av. des Champs-Élysées), cuanta gente, cuantas tiendas… ¡que calor! Creo que lo habíamos comentado ya, pero los días que estuvimos, teníamos fácilmente 25 grados (y picos de más también) y sin ir vestidos con ropa de invierno, algo de ropa más fresca nos hubiera venido bien. En fin, ya empezamos visualizar al final de la avenida el Arco del Triunfo (Arc de Triomphe) que era nuestro objetivo.

Obelisco de Luxor
Obelisco de Luxor

Cuando llegas al final de la avenida, antes de cruzar a la rotonda donde está el arco, te haces a la idea del pedazo de obra que tienes delante. Pero cuando estás a los pies es simplemente impresionante, su bóveda, su decoración, sus 50 metros de altura, hace de esta una construcción impresionante. Compramos las entradas y subimos. Hay que decir que no hay ascensor, y la escalera de caracol interior es curiosa. Nos encontramos a varias señoras mayores paradas a mitad del tramo descansando y recuperando el aire. Una vez arriba, las vistas son preciosas, las avenidas que confluyen en la plaza de Charles de Gaulle (donde está el arco), la Torre Eiffel al fondo, hace que merezca la pena la subida.

Arco del Triunfo, desde el final de Campos Elíseos
Arco del Triunfo, desde el final de Campos Elíseos
Subida al Arco del Triunfo
Subida al Arco del Triunfo
La Torre Eiffel desde el Arco del Triunfo
La Torre Eiffel desde el Arco del Triunfo
Arco del Triunfo, detalle lateral
Arco del Triunfo, detalle lateral

Cuando bajamos, ya teníamos hecho el recorrido planeado y aún era pronto. Fuimos paseando hacia la Torre Eiffel para descansar un rato en los Jardines de Trocadero (nos han encantado, y aún teníamos que volver algún día más). Así que llegamos hasta allí, extendimos nuestro mantel de picnic y nos tumbamos a la sombra, con la Torre delante… increíble.

La Torre y Trocadero, una vez más (y no será la última)
La Torre y Trocadero, una vez más (y no será la última)

Después de un merecido descanso, fuimos a buscar la parada de metro más cercano (bendito metro, que bien nos ha venido) y fuimos hacia el hotel. Antes de subir, entramos en el supermercado Franprix que teníamos enfrente y nos preparamos una cena de picoteo para recuperar fuerzas, y de paso compramos algo de pan y embutido para hacernos unos bocadillos el día siguiente, que nos tocaba Disney Land París.

Y hasta aquí el día, ya solo queda ducha, cena, capítulo de “Anatomía de Grey” en francés… y a la cama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *