Viaje – Escapada a Culla (Alt Maestrat, interior de Castellón)

Los que nos conocen, saben que nos encanta hacer escapaditas de dos o tres días a zonas rurales que tengamos cerca, para desconectar un poco de la rutina. Y dedicarnos a pasear, relajarnos, comer y beber, y vivir, ser felices. En los últimos meses hemos hecho un par. En esta, nos dirigimos al interior de Castellón, a la zona de Culla. Nos hospedamos en un hotel rural encantador, en medio del campo, y rodeado de naturaleza. Se trata del hotel “Aldea Roqueta”, un lugar en el que se respira tranquilidad. Se trata de una aldea rehabilitada, una serie de casas convertidas en habitaciones, con una decoración muy bonita, sencilla, y perfectas para relajarse. Al llegar nos recibió Nacho, que nos enseñó el lugar y nos llevó a nuestra habitación.

Entrada Hotel Aldea Roqueta
Entrada Hotel Aldea Roqueta.
Pasillo interior Aldea Roqueta
Pasillo interior Aldea Roqueta.
La Plaza de Aldea Roqueta.
La Plaza de Aldea Roqueta.
Habitación
Habitación, la cama era muy cómoda.
Sala de estar.
Sala de estar de la habitación.
Entrada a la habitación.
Entrada de la habitación.

El hotel cuenta además con restaurante, en el que Nacho te va guiando por los platos y los vinos, y Vicentica (la cocinera), da de comer realmente bien.

Vino del terreno.
Vino del terreno.

Pescado gratinado
Pescado gratinado.
Crepes de verdura.
Crepes de verdura.
Ensalada
Ensalada de gambas.
Coulant de chocolate.
Coulant de chocolate.
Tiramisú casero.
Tiramisú casero.

El ambiente de relajación en el hotel es tal, que las habitaciones no tienen televisión, y el wifi funciona sólo en una preciosa biblioteca.

biblioteca
Biblioteca.

Destacar el “casinet” de la aldea, un local habilitado como centro social, con bebida, la prensa, revistas, un billar, sofás muy cómodos, equipo de música, chimenea… y algo más que me dejaré, un sitio muy acogedor. El desayuno, de tipo buffet, con productos de la zona estaba muy bueno y era abundante. La verdad es que el establecimiento nos convenció mucho y el personal era de lo más amable. Nacho nos dió, además, indicaciones de los sitios que visitar y dónde comer.

Parte del buffet del desayuno.
Parte del buffet del desayuno.
Desayuno en la mesa
Desayuno en la mesa.
Desayuno con vistas
Desayuno con vistas.

Al día siguiente por la mañana nos dirigimos a “El Barranc dels Horts”. Se puede acceder en coche por la cv-15, en el tramo entre los cruces de Torre en Besora y Benassal, a mano derecha. Hay una zona en la que dejar el coche y empezar la caminata. Se trata de una reserva natural, un bosque de robles y carrascas. En wikiloc tenéis rutas circulares si queréis dedicarle el día, nosotros dimos simplemente un paseo de un par de horas, ya que teníamos intención de ver más sitios durante el día, y no queríamos acabar muertos por la mañana.

Barranc dels Horts.
Barranc dels Horts.
Barranc dels Horts.
Barranc dels Horts. Macro.
Cris, en medio del camino
Cris, en medio del camino, así, natural.

A continuación, tomamos rumbo en coche hacia Culla, a dar un paseo tranquilo por sus calles y después ver la espectacular carrasca milenaria junto al restaurante “La Carrasca”. El arbolito en cuestión mide unos 20 metros de alto y 7 de circunferencia de tronco, una pasada.

culla, macro
Culla, macro.
Paseo por Culla ii.
Paseo por Culla.
paseo por culla
Paseo por Culla II.

Se nos hizo hora de comer y fuimos a un sitio recomendado por Nacho. El Portal del Alma, junto al ermitorio de Sant Pau. Se trata de un local pequeñito, en el que Montse Arribas (periodista reconvertida en cocinera) sirve comida casera buenísima. Nacho nos dijo que no era preciso llamar para reservar, pero Montse nos indicó lo contrario, por confirmar que tiene género y demás. Nos preparó un arroz con gambas y col, y una ensalada, y quedamos más que satisfechos, y a un precio muy barato. Después, visitamos el ermitorio, que esta junto al restaurante, la misma Montse nos dejó la llave. Merece mucho la pena la visita, y ver las pinturas en las paredes.

Tras la comida, fuimos a Vilafamés, callejeamos por el pueblo, y visitamos su castillo, no sin antes ver la ‘pedra grossa’, gigantesca piedra en medio del pueblo.

Castillo de Vilafames, desde el interior.
Castillo de Vilafames, desde el interior.
La pedra grossa
La Pedra Grossa.
posando
Nah, aquí, posando.
Torre del Castillo de Vilafamés.
Torre del Castillo de Vilafamés.

Y ya nos fuimos para el hotel, que para un día estaba bien, a descansar y disfrutar de la cena.

Atardecer en Aldea Roqueta.
Atardecer en Aldea Roqueta.

Esperamos que os haya gustado la entrada, es una escapada muy chula para un par de días, el primero para explorar y pasear alrededor del hotel (si es temporada, tienen una piscina en los alrededores del hotel, junto a la montaña) y el segundo para hacer una excursión, como la que hicimos nosotros.

Un abrazo.

2 comentarios en “Viaje – Escapada a Culla (Alt Maestrat, interior de Castellón)

    1. Gracias Lourdes! La idea es compartir sitios que hemos visitado y nos gustan. Y que podáis opinar y hacer vuestras recomendaciones también. E intentar hacerlo ameno y que no se os haga pesado. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *