París, viaje de celebración de nuestro 10º aniversario. Parte 1.

Hace 10 años, Cris y yo emprendimos un camino que dura hasta hoy, y lo que queda. Para celebrarlo, Cris decidió regalarme un viajecito para sorprenderme, y vaya que lo consiguió. Para adelantaros algo, nos ha encantado París. Como a todos los sitios que hemos ido, hemos pateado de lo lindo, hemos visto cosas increíbles y lo hemos pasado genial. Hoy os vamos a explicar los preparativos y ‘logística’ del viaje, esperamos que os sea útil.

 

Preparativos

Para empezar a planear el viaje y dado que era en el extranjero, gestioné el tema de las tarjetas sanitarias europeas. Nunca nos ha pasado nada, ni las hemos necesitado, pero no está de más tenerlas. Se pueden pedir sin problemas en https://sede-tu.seg-social.gob.es. Puede darse el caso que, según tu contrato de trabajo o situación laboral, no puedas pedir la tarjeta. En tal caso, en la misma web se gestiona un certificado que sustituye a la tarjeta, que se baja al momento en pdf y se imprime. Tened en cuenta, que la tarjeta puede tardar unos 10 días en llegar a casa, si os vais y aun no la tenéis, descargad el certificado que os he comentado antes y punto. Algo que también hicimos fue registrarnos en el Registro de Viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores, así como buscar el teléfono de la Embajada Española en París. Como con la tarjeta sanitaria, seguramente no lo vamos a necesitar, pero nunca está de más que demos nuestros datos de contacto si vamos a viajar al extranjero.

Íbamos cinco días, queríamos visitar muchas cosas, y también nos llevamos desde casa las entradas que pudimos comprar por anticipado. El Museo del Louvre, Disney Land París, etc., lo que se os ocurra que penséis visitar, mejor llevad la entrada de casa, evitareis colas innecesarias. La única que no pudimos sacar con antelación fue la de la Torre Eiffel, que no había disponibles. Por suerte, hicimos poquísima cola.

 

Aplicaciones Móviles

Siempre que vamos de viaje utilizamos muchísimo el móvil. El Google Maps nos viene de perlas para cualquier cosa que podamos necesitar (supermercados, restaurantes, bares, tiendas…), y buscamos alguna aplicación que nos pueda ser útil en el lugar de destino, sobre todo si es en el extranjero. Es muy útil, además, descargar desde las opciones del propio Google Maps el mapa de la zona en que vamos a estar, para poder consultarlo en caso de que nos quedemos sin datos.

En esta ocasión, bajé tres aplicaciones que nos sirvieron de ayuda: La primera es Métro 01, se trata de una aplicación que te dice los metros que tienes que coger entre dos paradas, así como los transbordos necesarios. Otra aplicación fue Next Stop París: en este caso te dice las paradas de transporte público más próximas entre dos puntos de París. Son muy parecidas, yo me acostumbré más a la primera (Métro 01), miraba las paradas de metro en Google Maps y me creaba el recorrido en la aplicación, pero nunca está de más llevar una alternativa. La tercera aplicación que utilizamos fue la oficial de Disney Land Paris, para tener un mapa del parque en el móvil, y saber el tiempo de espera en las atracciones. En nuestro caso hablamos en todo momento de las versiones Android, pero supongo que tendrán las equivalentes para Ios.

 

Transporte

Para llegar a París, Cris encontró una buena oferta en Ryanair. La llegada era al aeropuerto de París Beauvais, desde su web compramos además los billetes para los buses lanzadera desde el aeropuerto a París y los de vuelta. Estos te llevan hasta Porte Maillot, justo al lado de una parada de metro. El metro funciona muy bien, pasan trenes cada 3 o 4 minutos como mucho, y siempre hay alguno que te deja cerca de donde vayas. En las webs de viajes nos encontramos con varias tarjetas de turistas (París Pass, Visite, y demás) que además de valer de billete de transporte, dan descuento o entradas a sitios. Por recomendación de varios amigos y compañeros que habían ido, simplificamos, hicimos uso de bonos de 10 billetes de metro (sacamos 2 en todo el viaje) y compramos las entradas a parte. Los bonos de 10 de la zona 1 (zona más céntrica de París) sale a unos 15 euros más o menos, te ahorras 40-50 céntimos por billete. Para ir a Disney Land, compramos el billete Mobilis de zonas 1-5. Este billete te permite viajes ilimitados en un día concreto, hasta las 12 de la noche antes del cambio de día. Con este billete te ahorras un poco con respecto a comprar dos billetes sencillos T+ de las zonas correspondientes (uno de ida y otro de vuelta). Comprad los billetes de las zonas que correspondan, si te pilla el revisor con un billete de zona inferior a la que correspondan (con uno de zona 1 para ir hasta Euro Disney, que precisa de zona 5), pueden hacerte pagar multas de hasta 50 euros.

¡Ojo! las máquinas son muy sencillas de utilizar, puedes poner el idioma en español y no tienen ninguna complicación. Si un buen samaritano os intenta ayudar en la máquina, no os fieis demasiado, probablemente sea un estafador… los hay incluso que llevan colgada al cuello una especie de acreditación (pero con el revés a la vista, de modo que no ves el frontal de la tarjeta). A estos nos los encontramos justo al entrar en la estación de Porte Maillot. Si os ofrecen ayuda: ‘No, merci’ y ya está.

 

Precauciones

Lo cierto es que no hemos tenido en ningún momento sensación de inseguridad, había gran cantidad de militares y policía por la calle. Todo y eso, es una ciudad turística, y como tal, hay que llevar cuidado. Llevad controlada siempre la cartera, documentación y dinero. Yo llevo siempre mochila, pero la cartera (una pequeña donde me cabe todo) la he llevado siempre en el bolsillo delantero del pantalón. Luego está la picaresca típica, trileros (el que caiga en eso tiene delito…), los de las máquinas del metro que os comentábamos antes. Una anécdota curiosa que nos ocurrió fue paseando hacia una boca de metro. Cruzando el puente del Alma (creo que era ese), una chica que nos venía de frente se agachó y entre aspavientos (muy natural todo) nos enseñó el anillo que se acabada de “encontrar”: ‘¿es oro, es oro?’, nos preguntaba, ‘a mí me va grande’, nos decía, haciendo la intención de dárselo a Cris. ‘No, no, para ti, para ti’ le contestó Cris. Continuamos nuestro camino girándonos de vez en cuando y vimos como la señora se quedaba por la zona a la búsqueda de incautos. Luego buscamos por Internet y vimos que la práctica de estos tipos es intentar venderte la baratija que llevan, haciéndote creer que te hacen un favor.

Y hasta aquí la entrada. Estamos preparando otra con las rutas que hicimos los distintos días, fotos, sitios donde comimos, etc. Si os interesa algo en concreto, tenéis alguna duda o lo que sea, sólo tenéis que preguntar ¡Hasta pronto!

Un abrazo de Oli, Cris y Pedro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *